Volver a los detalles del artículo “...para quién tenga ojos para ver”. Martín Noel, el urbanismo de un connaisseur